jueves, 18 de octubre de 2018

¿Qué hace un TO en salud mental?

Esta semana una persona me hizo una consulta porque necesitaba responder a esta pregunta, aparentemente sencilla de responder pero compleja en realidad (al menos hacerlo de forma breve). Comencé a buscar algún documento que pudiera servirle, definiciones, etc… pero finalmente opté por coger papel y bolígrafo y redactar un sencillo texto que me salió así, tal cual, y que a continuación transcribo para compartirlo:

¿Qué hace un TO en salud mental?

El TO forma parte del equipo y complementa lo que otros profesionales pueden hacer con las personas atendidas y puede participar de todas las intervenciones clínicas durante todo el proceso de atención.

El TO tiene una filosofía particular: la ocupación. El TO cree que toda persona funciona de manera sana cuando mantiene ocupaciones que dan sentido a su vida.

Todas las personas participan en roles y ocupaciones en sus vidas. Lo deseable es que esa participación sea sana, activa y satisfactoria. Es lo que nos empodera y lo que nos hace crecer como personas íntegras.

Cuando la salud mental se ve comprometida, es probable que la participación en esos roles y ocupaciones se vea afectada, puede que durante un tiempo o puede que a largo plazo.

Generalmente la autonomía de la persona (en cualquier sentido) puede verse resentida o afectada, limitando o dificultando la participación.

¿Qué puede hacer el TO?

El TO utiliza estrategias y técnicas (como el resto de profesionales) para crear oportunidades de recuperación del desempeño (que es esa participación en roles y ocupaciones)

Es peculiar el sentido que el TO otorga a la actividad en sí misma, pero sobre todo al significado que tiene para la persona. Por tanto, el TO en salud mental aporta un sentido personal y significativo al abordaje que se realiza en el tratamiento de cualquier persona con cualquier problema de salud mental, en su recuperación y en el éxito individual en el que cree.


Dedicado a SDG.

sábado, 13 de octubre de 2018

Utilidades del Índice de Barthel en Salud Mental


Una de las herramientas más utilizadas en la evaluación de todo tipo de pacientes es el Índice de Barthel. Todos los terapeutas ocupacionales lo conocen desde primer curso de carrera, y no solo los TO, sino cualquier profesional relacionado. También en salud mental. De hecho, el Índice de Barthel habitualmente aparece en la mayoría de informes previos de la historia clínica por parte no solo de TO, sino de psiquiatras, psicólogos, enfermeros, etc. El motivo de este artículo es valorar la utilidad en recursos de rehabilitación psicosocial.

El Índice de Barthel –también conocido como Índice de Discapacidad de Maryland- es una escala que puede ser utilizada como screening o cribado, esto es, una evaluación para tener una idea general de la autonomía de la persona en AVD básicas. El uso como herramienta de cribado probablemente ocurra en un dispositivo donde un TO trabaja en su propio departamento y el profesional pertinente deriva a un paciente. El TO debe decidir si lo acepta o no (número de plazas disponibles, perfil adecuado, etc) y para ello realiza una primera evaluación muy general. Si lo acepta, realizará una evaluación mucho más exhaustiva. En España puede ser el caso de un hospital de día. Puede servir como información del momento del ingreso para compararla al alta, aunque la escala suele describir dependencia a medio o largo plazo.

La escala  evalúa AVD básicas, muy relacionadas con la funcionalidad orgánica, es decir, es probable que una discapacidad fisiológica o mecánica provoque disfuncionalidad en alguna o algunas de las AVD indicadas, a saber: comer, aseo personal, vestirse, bañarse, continencia (orina y heces), uso de retrete, deambular, transferencias y subir y bajar escaleras. Una persona que sufre un ictus, parálisis cerebral, una lesión medular, una enfermedad degenerativa, una amputación, encamamiento, lesiones articulares, daño cerebral, síndrome geriátrico, cáncer o demencia  probablemente tendrá dificultades en alguna o varias de estas actividades y se pueden presentar cambios en las AVD básicas, ya sea temporal o permanentemente.

Respecto a la salud mental, en recursos como viviendas supervisadas, centro de día, CRIS, CRPS, hospital de día y otros recursos ambulatorios las puntuaciones en el índice de Barthel suelen ser altas, con casos de dependencia leve y menos de dependencia moderada o severa, sobre todo en casos más graves, personas mayores con enfermedad mental crónica o personas con otras patologías graves asociadas. Uno de los motivos es que estos dispositivos no necesariamente están preparados para atender a personas con discapacidades graves, que puedan necesitar atención permanente, cuidados especiales o asistencia (incluso puede ser un criterio para no aceptar la derivación). Precisamente por eso sí es una buena herramienta en recursos residenciales o de larga estancia.

Puede haber casos de personas con movilidad reducida que usen silla de ruedas, por ejemplo (y el propio Índice lo contempla: en caso de que la persona utilice silla de ruedas la puntuación máxima es 90). Es posible que entren en juego otros factores. Por ejemplo, sintomatología en un caso de una persona que sufre depresión mayor o trastorno psicótico muy grave pueden ocurrir situaciones de abandono personal que queden reflejadas en la escala. Otro ejemplo, efectos secundarios de la medicación pueden provocar episodios de incontinencia. Para considerar dependiente a una persona en cualquiera de los ítems del Índice es importante tener en cuenta si es una situación transitoria o permanente o de larga evolución.

Aun así siguen siendo circunstancias puntuales, pocas veces persistentes en el tiempo, y francamente, la mayoría de usuarios atendidos en recursos de rehabilitación psicosocial mantienen un nivel de autonomía básica funcional. En algunos de los dispositivos en que he trabajado –excepto residencia- nunca menos del 90%. Por ello es necesario usar además otras valoraciones, ya que el Índice de Barthel por sí solo no ofrecerá una información relevante salvo cambios drásticos. Existen algunas escalas complementarias –o sustitutas- como el Índice de Katz, en mi opinión una herramienta igual de válida que yo mismo he utilizado.

Recogida de información para el Índice de Barthel

La escala se puede realizar en unos pocos minutos con algo de información previa (en informes, historia clínica, entrevista con familiares o la propia persona evaluada) y mediante observación directa. Es poco probable que la persona, familiares, cuidadores, otros profesionales que lo hayan evaluado o tratado o ninguno de ellos sea capaz de responder con mínima seguridad. Suele haber pocas discrepancias en los puntajes, lo que responde a situaciones muy evidentes, y el sesgo en teoría debe ser pequeño. Por ejemplo, es relativamente sencillo determinar si una persona necesita ser alimentada por otra persona o si puede hacerlo por sí misma. Y del mismo modo en el resto de ítems, que pueden contestarse en general con respuestas cerradas, como: “¿Necesita usted ayuda –ya sea parcial o total- para asearse, sí o no?”

¿Qué es lo peor que puede ocurrir? Que la información de que se dispone sea incompleta, confusa, no exista, sea contradictoria o esté sesgada o falseada (si se oculta parte de información, por ejemplo) o que directamente haya que evaluar sin conocer a la persona (creedme, puede ocurrir que nos lo pidan, solamente basándonos en informes). Entonces no sabremos determinar con exactitud la autonomía de la persona en cada item.

En este caso hay dos posibles soluciones, una de ellas es determinar nula la prueba, como no evaluable. La otra solución es la siguiente –siempre que haya una respuesta controvertida-: en los ítems con tres respuestas, se marcará el valor medio (5 puntos), en los de dos respuestas 0 puntos y en los items de transferencia y deambulación, que presenta 4 opciones, evaluar a la baja (esta estrategia permite mejorar la puntuación en la posterior revisión, lo cual siempre es más favorable y permite un mejor ajuste de expectativas que puntuar al alza y corregir a la baja, aunque no es más que una estrategia, tal vez prudencial).

Suponiendo que no pudiésemos certificar con seguridad la puntuación en todos y cada uno de los ítems –lo cual en principio es difícil que ocurra-, la persona evaluada marcaría una puntuación final de 40, por debajo de la media y marcando dependencia severa. Es más probable que existan dudas entre los límites de independencia total y dependencia leve o entre dependencia leve y moderada. En cualquier caso, se procedería a una evaluación mucho más exhaustiva para confirmar dicho grado de dependencia.

Se puede volver a valorar si ha pasado mucho tiempo (es interesante determinar cada cuánto se debe pasar la prueba según cada caso) o si han ocurrido cambios relevantes, ya que es una prueba poco sensible a cambios rápidos o cuadros clínicos muy inestables. En cualquier caso, es indispensable conocer esta herramienta y sobre todo, saber interpretarla y complementarla a lo largo de la evolución del caso. Se puede incluir en el PIR y también se puede realizar para otros informes y seguimientos individuales.

Como siempre, espero que estas observaciones sean de utilidad.

Enlaces recomendados sobre este tema: 
  1. https://meiga.info/escalas/IndiceDeBarthel.pdf
  2. http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/rehabilitacion-doc/indice_de_barthel.pdf
  3. https://studylib.es/doc/6342179/indice-de-barthel-o-de-discapacidad-de-maryland


sábado, 15 de septiembre de 2018

Evidencia y registros de elaboración propia en AVD

Una de las herramientas más útiles para el Terapeuta Ocupacional cuando trabaja en Salud mental es el uso de la evidencia. En otras disciplinas los déficits y discapacidades se observan claramente (no solo el TO, sino cualquiera), y por tanto es más sencillo establecer objetivos y revisarlos e implementar estrategias de intervención. En salud mental no siempre es tan fácil, porque muchas problemáticas no se pueden observar a simple vista o en un primer momento. Aun así, hay algo que sí se puede observar, y es LA CONDUCTA, especialmente la conducta en cada una de las AVD. A partir de ahí, la observación directa minuciosa nos puede aportar información valiosa acerca de posibles déficits y así elegir un abordaje de intervención eficaz.

Para ello es casi imprescindible el uso de registros (recomiendo registros de elaboración propia, para ajustar la observación a la realidad exclusiva de cada persona) habituales, casi diarios, tanto en la evaluación inicial como en el seguimiento permanente y en la revisión de los planes de intervención. Habituarnos a usar de forma sistemática este tipo de registros nos va a aportar una información muy útil porque:
  1. Es real: son evidencias indiscutibles.
  2. Es completa: si el registro es riguroso aporta información inicial y su evolución a lo largo del tiempo.
  3. Aporta perspectiva: cuando hay muchos datos reunidos y cruzados la visión global del caso clínico suele aclararse y ofrecer una imagen general que puede explicar muchas de las realidades de la persona y orientarnos hacia el abordaje del caso.

Ejemplo práctico:

Hay que realizar una evaluación inicial a una persona que accede a un recurso de rehabilitación psicosocial. Se realiza entrevista a la familia y a la persona. Al hablar del aseo e higiene personal al parecer hay ciertas discrepancias, pues ambas partes refieren información incompleta o contradictoria. A pesar de ello, se evalúa con una evaluación estándar inicial (Katz, BELS, ILSS, etc) para disponer de un ítem de referencia en base a la información que aporta el usuario y la familia y los informes que disponemos, aparte de contrastar información junto con el resto del equipo y el propio ojo clínico.


A partir de entonces el TO diseña un sencillo registro para esta persona, a rellenar cada día que acude al centro (acude, pongamos, 3 días a la semana), ya que el propio terapeuta no puede estar presente en el domicilio de esta persona en los momentos de aseo e higiene personal.
Este registro puede ser realizado por iniciativa del propio TO o bien a petición de otro de los profesionales que lleva el caso, como el psicólogo, porque esté interesado en resolver una problemática relacionada, contrastar información o responder a una demanda de la familia.

Supongamos que se usa este registro durante tres meses, lo que implica un número de 36 registros (3 días a la semana x 4 semanas al mes). Existe una muestra significativa del registro de unas conductas muy concretas durante los 3 últimos meses hasta la fecha actual, lo que permite obtener ciertas conclusiones.

Por ejemplo, puede que de esos 36 días, no presenta suciedad en ropa ni cuerpo ni olor corporal al llegar al centro ninguno de los días, pero sí presenta suciedad en ropa y manos al marcharse del centro en 6 de esos días. Probablemente podamos considerar que el hecho de ensuciarse a lo largo del día (y no desde que llega de casa) sólo ocasionalmente puede considerarse poco significativo. Tal vez no es necesario marcar un objetivo muy ambicioso o simplemente realizar un seguimiento general por si la situación empeora. También puede servir para presentar esta información a la familia u otros profesionales y contrastar informaciones para tener una visión más ajustada de la realidad: “tal vez pensábamos que era un problema mayor de lo que es”, o bien “es un problema ocasional que puede tener fácil solución con un poco de seguimiento”.

Evidentemente, no es el mismo caso que el de una persona que registra suciedad al llegar y marcharse 36 de 36 días. El abordaje no es el mismo. Es una buena forma de evitar sensaciones generales acerca de la situación de las personas o ciertos problemas o guiarse por intuiciones que pueden alejarnos de soluciones reales. Eso sí, para que este trabajo tenga éxito el TO debe tener ganas y constancia, instaurándolo como una rutina diaria.

En mi propia experiencia profesional este tipo de herramientas han sido muy útiles, al menos para el propio trabajo del TO a la hora de evaluar e intervenir, y puede hacerse con cualquier AVD observable. Puede seer útil en recursos residenciales o de alta supervisión (residencias o pisos tutelados), pero especialmente en recursos donde no se dispone de tanto tiempo para tratar con la persona ni observar estas conductas.

miércoles, 7 de febrero de 2018

Registros de elaboración propia usando escala tipo Likert

En la práctica clínica es habitual la necesidad de tomar registros de diversa índole para realizar seguimientos, estudios descriptivos o programas que requieren de datos para el diseño de intervenciones.

Existen numerosas y variadas escalas para recoger distintos tipos de información, pero es muy recomendable saber crear un registro de elaboración propia, puesto que en muchas ocasiones se ha de registrar una realidad muy particular o realizar un seguimiento de una conducta individual.

Esto es relativamente sencillo si se tiene claro qué indicadores objetivos se van a usar. Además, se puede usar una escala de diseño propio, utilizando el modelo de escala tipo Likert. En los siguientes enlaces se define y explica cómo construir una escala de este tipo, muy útil en la práctica clínica:

Algunos ejemplos:

Si se quiere medir frecuencia (de la realización de una conducta, por ejemplo). En este caso el indicador que hay que establecer de forma cuantitativa es la frecuencia (una vez/día, una vez/sesión, 2 o más veces/semana, etc):

1  Nunca (indicar frecuencia)
2  Rara vez (indicar frecuencia)
3  Alguna vez (indicar frecuencia)
4  Casi siempre (indicar frecuencia)
5  Siempre (indicar frecuencia)

Una versión simplificada podría ser:

1  Nunca (indicar frecuencia)
2  A veces (indicar frecuencia)
3  Siempre (indicar frecuencia)

Para medir probabilidad.

1  Totalmente probable (indicar %)
2  Muy probable (indicar %)
3  Probable (indicar %)
4  Poco probable (indicar %)
5  Totalmente improbable (indicar %)

En este caso el indicador de probabilidad también debe determinarse de forma lo más aproximada posible, en función del número de ítems (si son 5 items como en el ejemplo, totalmente probable puede ser entre 80% y 100%; Muy probable entre 60% y 80%, etc. Si hubiera 3 ítems, muy probable podría determinarse entre 66% y 100%, probable entre 33% y 66%, etc.)

Para medir la consecución de un objetivo (de un programa, un taller, una actividad):

2 Lo consigue totalmente
1  Lo consigue parcialmente
0  No lo consigue

O para medir el grado de apoyo que una persona necesita:

3  Grado alto: ayuda física.
2  Grado medio: facilitar y organizar material. Seguimiento específico.
1  Grado bajo: instrucciones verbales. Seguimiento general.
0  Sin apoyo: No existe intervención del profesional

Además de esto, es necesario un conocimiento básico de estadística, para puntuar correctamente (por ejemplo, para no sumar ítems positivos y negativos) y sobre todo para convertir los resultados en datos numéricos que reflejen una realidad objetiva, cuantificable y que se pueda interpretar correctamente.

Ejemplo (basado en una experiencia real): necesito determinar la funcionalidad de un grupo de residentes para poder establecer objetivos de intervención para los profesionales que los atienden, por ejemplo, durante las actividades de aseo y vestido. Para ello decido crear un cuadrante basado en el índice de Katz y usaré la escala tipo Likert del último ejemplo:

3  Grado alto: ayuda física.
2  Grado medio: facilitar y organizar material. Seguimiento específico.
1  Grado bajo: instrucciones verbales. Seguimiento general.
0  Sin apoyo: No existe intervención del profesional

De este modo asigno un valor a cada residente en cada una de las áreas a evaluar (cabe reseñar que para asignar ese valor me guío por una serie de indicadores, es decir, evidencias que me sirvan para determinarlo, no solamente basado en el ojo clínico)


Basándome en esta misma tabla, podría determinar que el residente nº 4 es más dependiente y necesita más apoyo que el residente nº 1, y el residente nº 6 necesita más apoyo que el residente nº 3, si me guío por la puntuación total, entendiendo que todas las puntuaciones pueden ser acumulativas, ya que todas corresponden a un nivel determinado de dependencia en AVD. Esta información podría darse como válida para el equipo y así poder establecer objetivos y organizar intervenciones.


Animo a todos los Terapeutas Ocupacionales a que usen registros y escalas de elaboración propia, además de otras estandarizadas, para seguimientos diarios y recopilación de información para realización de informes, PIRES, programas, investigación, etc, ya que puede ser una herramienta verdaderamente útil. 

martes, 23 de enero de 2018

Evolución del funcionamiento psicosocial en pacientes con enfermedad mental crónica

En el caso de enfermedades degenerativas, como demencias, probablemente la evolución del funcionamiento psicosocial a lo largo del tiempo puede mostrarse de la siguiente forma:


Con cada recaída es posible una intervención para recuperar (tratamiento farmacológico, ingreso hospitalario, estabilización de síntomas) pero a lo largo del tiempo será imposible recuperar ciertas capacidades perdidas, lo cual afecta al nivel de funcionamiento global. En el caso de demencias o afecciones en las que existe destrucción celular (ya sea neurológica o de otro tipo) no se puede recuperar. El abordaje consiste en un mantenimiento de las capacidades conservadas, adaptación del entorno y medidas compensatorias.


En el caso de enfermedad mental crónica (más o menos grave) no necesariamente la evolución ha de ser así. Es posible que con una firma adhesión al proceso de recuperación y al tratamiento se pueda conseguir una estabilidad a lo largo del tiempo. Tras una crisis, que puede ser más o menos fuerte, es posible recuperar niveles previos de funcionamiento e incluso entrenar y mejorar otras capacidades. En este caso el abordaje incluye objetivos de mantenimiento pero también de recuperación.


Esta visualización de la evolución de la enfermedad puede dar pistas al equipo multidisciplinar para diseñar un programa individualizado de recuperación y adecuar los objetivos y las estrategias a seguir. Para ello será clave el conocimiento de la evolución clínica desde el comienzo de la enfermedad.

Existen numerosas herramientas para determinar el nivel de funcionamiento psicosocial.

La esquizofrenia es posiblemente la enfermedad mental más grave y con mayor impacto en la vida de las personas que la padecen. Es habitual distinguir claramente una antes y un después en el funcionamiento psicosocial tras el inicio y diagnóstico de la enfermedad. Aun así, siempre hay esperanzas de que una recuperación sea posible.

lunes, 16 de octubre de 2017

Qué acciones registrar como intervención terapéutica

Recientemente en el trabajo y con motivo de la revisión del formato de memoria anual, hemos estado debatiendo acerca de qué acciones se consideran intervención terapéutica, a modo de protocolo para registrar en los seguimientos individuales, porque se detectan casos en los que:
  • O bien hay profesionales que registramos todo (seguramente demasiado): cada vez que se habla en privado con un usuario, llamadas telefónicas, consultas cotidianas, pequeñas acciones…de modo que los informes de seguimiento son demasiado extensos, es difícil localizar una información específica o sencillamente están repletos de información no relevante.
  • O bien hay otros profesionales que apenas registramos nada, habiendo información relevante que podría estar reflejada.

He buscado referencias bibliográficas al respecto, pero no he encontrado nada especialmente concluyente, salvo referencias generales a hábitos de trabajo, protocolos en sistemas de gestión de calidad o recomendaciones muy genéricas.

Aun estamos trabajando en ello, pero desde aquí me permito realizar una serie de observaciones que pueden ser de ayuda.

En primer lugar, es necesario contextualizar en qué tipo de recurso trabajamos, qué tipo de personas atendemos, qué estructura de trabajo usamos, etc. Por ejemplo, una ratio muy alta con intervenciones muy breves (como puede ser un médico de atención primaria) requiere de informes breves y precisos, con información muy destacada y concisa. En otros casos, por ejemplo, una psicóloga que atiende en consulta privada a diez o veinte clientes a lo largo de mucho tiempo en terapia individual, seguramente realiza informes muy extensos, desarrollados y en los que se permite profundizar e incluso divagar. Por tanto, el número de personas atendidas y el tiempo de que se dispone es una buena referencia para plantear cómo registrar la información.

Es importante también saber qué tipo de documentos estandarizados usamos. En nuestro caso, disponemos tanto de registros (se marcan ítems de forma muy rápida), informes ya estructurados y protocolarizados que recogen información concisa y organizada en apartados y tablas (como los PIRES), como de modelos de informes redactados y de estructura libre (como los seguimientos individuales). El uso de estas herramientas ha de estar ajustado, es decir, para algunos seguimientos es mucho más pragmático y visual realizar un cuadrante donde marcar con X. Si el contenido del registro se puede objetivar con un valor absoluto puede ser una buena herramienta. Ejemplo: registro de asistencia: o viene o no viene.

En otros casos es fundamental redactar el informe, pues es esencial la información descriptiva que puede aportar: una conducta, recogida de comentarios textuales, descripción de una vivienda en una atención domiciliaria, etc. En informes redactados también puede aludirse a otros registros estandarizados que complementen la información que se presenta o a otros informes complementarios, para no extenderlo demasiado (Por ejemplo: Ver informe de dependencia adjunto en expediente).

Respecto al contenido de los informes de seguimiento individual, que es el caso particular que se trataba y que aborda este artículo, en general se debe registrar todo lo que se considere relevante para el caso. A continuación ofrezco algunas observaciones sobre qué tipos de acciones se pueden registrar:
  • Atención individual: si es con cita previa. Evitar registrar pequeñas consultas breves, aunque sean en el despacho, sobre todo si son resoluciones de problemas cotidianos o poco relevantes respecto a los objetivos del caso clínico. Puede registrarse una atención individual de urgencia si la situación está directamente relacionada con el PIR, el abordaje del caso, indicaciones específicas o sintomatología
  • Entrevista: cuando es necesaria para realización de un informe inicial o de evaluación.
  • Atención telefónica: llamar para dar un recado o cita no debe registrarse a no ser que sea una acción acordada como parte de un seguimiento que incluya contacto telefónico o para dar una pauta.
  • Atención familiar: del mismo modo, con citas organizadas o de urgencia si es un motivo relevante para el caso.
  • Atención domiciliaria: siempre, aunque sean rutinarias. Probablemente el informe de la primera atención domiciliaria sea más largo que los posteriores si son rutinarios.
  • Acompañamiento terapéutico: siempre que se haya acordado previamente como parte de un plan de acción o en un caso de urgencia.
  • Registro específico: establecido por el equipo técnico acerca de una conducta, un cumplimiento puntual de un objetivo, etc
  • Incidencias significativas o situaciones de emergencia o extraordinarias.
  • Cambios en los profesionales implicados en el caso o cambios en el diseño del plan de trabajo.
  • Cambios significativos en la situación de la persona: causa baja definitiva o temporal, ingresos hospitalarios, derivaciones a otros recursos o profesionales, etc.

En resumen, tener claro qué tipo de acciones vamos a registrar permite:
  • Organizar el trabajo y sistematizarlo, sobre todo si se atiende a muchas personas (ratio elevada).
  • Optimizar el tiempo: eficiencia en el trabajo. Es una cuestión de calidad en la metodología de trabajo, poder realizar un informe útil en poco tiempo, conciso, claro, descriptivo, fácil de leer y con información relevante y fácil de localizar.
  • Tener registros e indicadores disponibles para memorias, seguimientos, etc. También es útil para realizar investigación y recogida de datos.

En fin, se aceptan sugerencias, aclaraciones, correcciones, dudas o ideas que ya existan al respecto, así como referencias bibliográficas. Gracias por leerlo y espero que sea de utilidad.

martes, 22 de agosto de 2017

Vacaciones: periodo de riesgo

En nuestro caso, el centro permanece cerrado durante 20 días el mes de agosto, aunque la asociación continúa en marcha, pero muchos de los usuarios cesan su asistencia durante estas semanas. Son vacaciones y todo el personal toma un merecido descanso, pero no siempre es así para usuarios y/o familiares. En periodos vacacionales cortos no suele haber mayor problema (fines de semana, puentes o vacaciones de una semana) pero en periodos largos como este, sí.

Cabe pensar que unas vacaciones siempre sientan bien, pero la distribución del tiempo, oportunidades y condiciones no son iguales para todos. En el caso de nuestros usuarios, personas con enfermedad mental, las vacaciones pueden hacerse muy largas y generar poca satisfacción. 

La prueba de ello es que el primer día de vuelta, muchos de ellos asisten puntualmente y verbalizan que tenían ganas de volver o que no lo han pasado demasiado bien. Motivos:

  • Han pasado demasiado tiempo solos.
  • Han tenido demasiado tiempo libre (no disfrutado: aburrimiento)
  • Estrés y/o sobrecarga familiar: poco respiro para cuidadores, conflictos, etc.
  • Cambios drásticos de rutina durante muchos días, que provocan alteración de horarios de sueño, comida e incluso tomas de medicación, lo cual conlleva a una falta de descanso importante.
  • Aislamiento: escaso o nulo contacto social con otras personas. Algunos apenas han salido de casa en 20 días.
  • Sedentarismo: tendencia a relacionar las vacaciones con no hacer nada: nivel de actividad muy bajo. Muchas horas durmiendo o tumbados. Aumento del consumo de tabaco.
  • Falta de organización del tiempo, tanto para actividades de ocio como para tareas domésticas.

Durante el periodo de vacaciones de verano también es habitual conocer que algunos usuarios han tenido descompensaciones y han sufrido un empeoramiento de la sintomatología e incluso ingresos hospitalarios. Factores como los anteriormente descritos y otros como el calor excesivo, deshidratación y baja o nula supervisión pueden ser desencadenantes.

Por todo ello es conveniente preparar con antelación las vacaciones de verano, desde programas específicos o mediante intervenciones individuales:

  • Contacto con la familia: asegurarse que el usuario va a estar atendido, que tiene resuelto el problema de las comidas y la medicación.
  • Comprobar citas médicas de psiquiatra u otros especialistas (en ocasiones se pueden adelantar para evitar olvidos de cita o de inyectable, por ejemplo)
  • Realizar planes generales de actividad o gestión del tiempo.
  • Vincular a programas de ocio que ofrece la propia asociación u otras entidades.
  • Prevenir situaciones de riesgo anteriormente descritas.
  • Otras medidas que el equipo o familia consideren oportunas (organizar acompañamientos y cuidados, supervisar gestión económica, establecer sistemas de contacto si necesitan ayuda, etc)

Es probable que habitualmente esta circunstancia pase desapercibida en muchos de los usuarios, sobre todo aquellos más discretos, pero no por ello deja de ser un tema importante. Priorizamos siempre la prevención en aquellos usuarios que viven solos o que se encuentran en mayor riesgo de exclusión social o presentan mayor vulnerabilidad. Dejar atados estos cabos antes de periodos vacacionales largos (verano hasta 20 días, Semana Santa entre 7 y 14 días o Navidad hasta 15 días) en los que se pierde el contacto permanente puede mejorar drásticamente la calidad de vida de los usuarios.

jueves, 6 de julio de 2017

Utilidades para aplicar la herramienta LSP-39 (Life Skills Profile)


Recientemente en nuestro centro de trabajo, un CRIS (Centre de Reinserció i Integració Social), que atiende a personas con enfermedad mental, se ha modificado el protocolo de evaluación de Terapia Ocupacional, aprovechando la revisión de la elaboración del PIR por parte de los diferentes técnicos.

La propuesta fue suprimir el Test de Barthel (debido a su escasa o nula validez en el recurso: casi el 95% de usuarios puntúan 100, no aporta información para poder comparar y la validez queda en entredicho, pues no aporta información significativa o relevante), mantener Lawton & Brody, que sí es más significativo, e incluir una nueva prueba.

Se valoraron varias posibilidades, y finalmente la prueba elegida fue LSP (Life Skills Profile), ya que se entendió que podía ser un instrumento útil para poder describir el funcionamiento de los usuarios de una forma más o menos ajustada a lo que desde el recurso se puede observar, porque la mayoría de los ítems describen conductas que se pueden evidenciar en nuestro contacto diario con ellos. Además, al ser heteroadministrado, permite complementar o contrastar la información con otros informantes como familiares, cuidadores u otros profesionales. Cabe destacar que hay varias versiones de la escala (LSP 16, LSP 20 y LSP-39, siendo esta última la que localizamos y aplicamos)


El problema llegó a la hora de aplicar dicha escala. Existe una versión en inglés, pero para que eso no fuera un problema, encontramos una versión traducida al castellano que está disponible en varios enlaces de Internet, y seguro que quien lo haya buscado lo conoce:



Está elaborado por el Servicio Andaluz de Salud, que dispone en Internet de diverso material. El documento se titula “Escala sobre el perfil de habilidades de la vida cotidiana –Life Skill Profile LSP-“

Este documento es aparentemente sencillo y adecuado, y es el que tomamos como referencia cuando se valoraron las diferentes opciones. Sin embargo, detectamos errores, que esperamos que también hayan sido detectados por otros profesionales que hayan querido usar la escala, y que estos errores no hayan llevado a confusión o dificultado la aplicación de la escala.

Los errores se encuentran en la numeración de los ítems. Si se lee el documento se observará que hay ítems repetidos: el 32, el 33 y el 34. He aquí la primera confusión. Según la leyenda cada ítem pertenece a una subescala pero, ¿cómo puntuar? ¿Cuál es el correcto? Esto es fácilmente identificable porque después del enunciado se incluye la clave correspondiente según la subescala (CSI, CSNP, VA, A o C).

Es conveniente reseñarlo porque hemos encontrado el mismo documento en diferentes enlaces de Internet, aunque aparece correcto en http://www.siis.net/documentos/Path/Cuestionarios_tests_indices.pdf.

Hay otro pequeño fallo en el título, pues presenta el término Skill sin s; el nombre correcto es Life Skills Profile.

El siguiente problema llegó a la hora de, por fin, aplicar la escala. El orden que aparece en el documento no es correlativo. Desconozco el motivo, aunque intuyo que la presentación de los ítems –también en la versión original- tendrá que ver con evitar sesgos en las respuestas, intercalando preguntas de diversos temas para certificar la objetividad de las respuestas (o algo así). La cuestión es que para hacer las preguntas no hay problema, pero para puntuar y obtener los totales es un poco engorroso, pues se pierde mucho tiempo, y en nuestro caso, al tener una ratio muy elevada de usuarios, si podemos evitarlo, mejor.

Existe una web (en inglés) que permite realizar el cuestionario y obtener resultados online mediante Easy Test Creator:

Es por ese motivo por el cual decidí elaborar una plantilla con los ítems ordenados y una segunda plantilla con los ítems agrupados en subescalas.  En nuestro caso, la organización del trabajo, la comunicación con los informantes y nuestro propio contacto con los usuarios nos permite responder a los ítems de forma organizada, es decir, podemos respetar el orden de las preguntas pero para asignar un valor lo organizamos directamente en la plantilla. De este modo se ahorra tiempo al obtener las puntuaciones totales y se pueden localizar mejor los ítems específicos de cada área. Además, es tan fácil como copiarlo e imprimirlo. Las plantillas son las siguientes:


Plantilla 1

Ítems en orden:

1.¿Tiene alguna dificultad en iniciar y responder en una conversación? (C)

4 Ninguna dificultad.
3 Ligera dificultad
2 Moderada dificultad
1 Extrema dificultad

2.¿Suele meterse o interrumpir en las conversaciones de otros (por ejemplo, le interrumpe cuando está usted hablando)? (CSI)

4 No interrumpe en absoluto
3 Ligeramente intrusivo
2 Moderadamente intrusivo
1 Extremadamente intrusivo

3.¿Está generalmente aislado de contacto social?(C)

4 No se aísla en absoluto
3 Ligeramente aislado
2 Moderadamente aislado
1 Totalmente (o casi) aislado

4.¿Suele mostrarse afectuoso con los demás?(C)

4 Considerablemente cordial
3 Moderadamente cordial
2 Ligeramente cordial
1 Nada cordial en absoluto

5.¿Suele estar normalmente enfadado o ser puntilloso con otras personas?(CSI)

4 En absoluto
3 Moderadamente
2 Ligeramente
1 Extremadamente

6.¿Suele ofenderse fácilmente?(CSI)

4 No se ofende
3 Algo rápido en enfadarse
2 Bastante presto a enfadarse
1 Extremadamente presto a enfadarse

7.¿Suele mirar a las personas cuando habla con ellos?(C)

4 Contacto visual adecuado
3 Ligeramente reducido
2 Moderadamente reducido
1 Extremadamente reducido
                                                     
8.¿Resulta normalmente difícil entender a esta persona por la forma en que habla
(por ejemplo, confusa, alterado o desordenadamente?(C)

4 Ninguna dificultad
3 Ligeramente difícil
2 Moderadamente difícil
1 Extremadamente difícil

9.¿Suele hablar sobre temas raros o extraños?(CSI)

4 En absoluto
3 Ligeramente
2 Moderadamente
1 Extremadamente

10.¿Suele estar generalmente bien presentado (por ejemplo, vestido limpio, pelo peinado)?(A)

4 Bien presentado
3 Moderadamente bien presentado.
2 Pobremente presentado
1 Muy pobremente presentado

11.¿Suele ser su apariencia personal (aspecto facial, gestos) apropiada para el ambiente en que se mueve?(CSI)

4 Intachable o apropiada
3 Ligeramente inapropiada
2 Moderadamente inapropiada
1 Extremadamente inapropiada

12.¿Suele lavarse esta persona sin tener que recordárselo?(A)

4 Generalmente
3 Ocasionalmente
2 Raramente
1 Nunca

13.¿Suele tener un olor ofensivo (por ejemplo, en el cuerpo, aliento o ropas)?(A)

4 En absoluto
3 Moderadamente
2 Ligeramente
1 Mucho

14.¿Suele vestir ropas limpias normalmente o se asegura de que se limpiarán si están sucias?(A)

4 Mantiene limpieza de la ropa
3 Moderada limpieza
2 Pobre limpieza de la ropa
1 Muy escasa limpieza de la ropa

15.¿Suele ser negligente con su salud física?(VA)

4 En absoluto
3 Ligeramente
2 Moderadamente
1 Extremadamente

16.¿Mantiene normalmente una dieta adecuada? (A)

4 Sin problemas
3 Ligeros problemas
2 Moderados problemas
1 Graves problemas

17.¿Suele estar normalmente atento o tomar personalmente su propia medicación prescrita (o hacerse poner las inyecciones prescritas al momento) sin que se le recuerde?(A)

4 Muy confiable
3 Ligeramente no confiable
2 Moderadamente no confiable
1 No confiable

18.¿Está dispuesto a tomar la medicación psiquiátrica cuando se la prescribe el médico?(A)

4 Siempre
3 Normalmente
2 Raramente
1 Nunca

19.Coopera esta persona con los servicios de salud (por ejemplo, médicos y/u otros profesionales de la salud?(A)

4 Siempre
3 Normalmente
2 Raramente
1 Nunca                      

20.¿Está normalmente inactivo (por ejemplo, gastando mucho de su tiempo sentado o de pie alrededor sin hacer nada)?(VA)

4 Apropiadamente activo
3 Ligeramente inactivo
2 Moderadamente inactivo
1 Extremadamente inactivo

21.¿Tiene intereses definidos (por ejemplo hobbies, deportes, actividades) en los cuales participa regularmente?(VA)

4 Participación considerable.
3 Moderada participación
2 Alguna participación
1 No participa en absoluto

22.Asiste a alguna organización social (por ejemplo, iglesia, club o grupo de interés, excluyendo los grupos de terapia psiquiátrica)?(VA)

4 Frecuentemente
3 Ocasionalmente
2 Raramente
1 Nunca

23.¿Puede esta persona preparar normalmente (si lo necesita) su propia comida?(VA)

4 Bastante capaz de prepararse comida
3 Ligeras limitaciones
2 Moderadas limitaciones
1 Incapaz de prepararse comida

24.¿Puede esta persona irse a vivir por sí mismo?(VA)

4 Bastante capaz de hacerlo
3 Ligeras limitaciones
2 Moderadas limitaciones
1 Incapaz totalmente

25.¿Tiene problemas (por ejemplo fricciones, huidas, etc.) viviendo con otros en la familia?(CSI)

4 Sin problemas
3 Ligeros problemas
2 Moderados problemas
1 Graves problemas

26.Qué tipo de trabajo sería capaz de hacer (incluso aunque esté desempleado, retirado o haciendo trabajos domésticos no remunerados)?(VA)

4 Capaz de hacer un trabajo a tiempo total.
3 Capaz de trabajo a tiempo parcial
2 Capaz solamente de trabajos protegidos
1 Incapaz de trabajar

27.¿Se comporta de manera arriesgada (por ejemplo, ignorando el tráfico cuando cruza la calle)?(A)

4 En absoluto
3 Raramente
2 Ocasionalmente
1 A menudo

28.¿Destruye esta persona propiedades?(CSNP)

4 En absoluto
3 Raramente
2 Ocasionalmente
1 A menudo

29.¿Se comporta de forma ofensiva (incluida la conducta sexual)?(CSI)

4 En absoluto
3 Raramente
2 Ocasionalmente
1 A menudo


30.¿Tiene esta persona hábitos o conductas que la mayoría de la gente encuentra antisociales (por ejemplo, escupir, dejar colillas de cigarrillos encendidos alrededor, ser desordenado en el baño, comer de una manera desordenada?(A)

4 En absoluto
3 Raramente
2 Ocasionalmente
1 A menudo

31.¿Suele perder propiedades personales?(CSNP)

4 En absoluto
3 Raramente
2 Ocasionalmente
1 A menudo

32.¿Invade el espacio de otras personas (habitaciones, posesiones personales)? (CSNP)

4 En absoluto
3 Raramente
2 Ocasionalmente
1 A menudo

33.¿Suele coger cosas que no son suyas?(CSNP)

4 En absoluto
3 Raramente
2 Ocasionalmente
1 A menudo

34.¿Es violento con otros?(CSI)

4 En absoluto
3 Raramente
2 Ocasionalmente
1 A menudo

35.¿Se autolesiona?(CSNP)

4 En absoluto
3 Raramente
2 Ocasionalmente
1 A menudo

36.¿Se mete en problemas con la policía?(CSI)

4 En absoluto
3 Raramente
2 Ocasionalmente
1 A menudo

37.¿Abusa del alcohol o de otras drogas?(CSI)

4 En absoluto
3 Raramente
2 Ocasionalmente
1 A menudo

38.¿Se comporta irresponsablemente?(CSNP)

4 En absoluto
3 Raramente
2 Ocasionalmente
1 A menudo

39.¿Hace o mantiene normalmente amistades?(C)

4 Capaz de hacer amistades fácilmente
3 Lo hace con cierta dificultad
2 Lo hace con dificultad considerable
1 Incapaz hacer o mantener amistades


Plantilla 2

Ítems agrupados por subescalas 


ESCALA SOBRE EL
PERFIL DE HABILIDADES DE LA VIDA COTIDIANA

-LIFE SKILLS PROFILE-

“LSP”





Autocuidado: 10, 12, 13, 14, 16, 17, 18, 19, 27 y 30.(A)
                                                     

10.¿Suele estar generalmente bien presentado (por ejemplo, vestido limpio, pelo peinado)?(A)

4  Bien presentado
3  Moderadamente bien presentado.
2  Pobremente presentado
1  Muy pobremente presentado

12.¿Suele lavarse esta persona sin tener que recordárselo?(A)

4  Generalmente
3  Ocasionalmente
2  Raramente
1  Nunca

13.¿Suele tener un olor ofensivo (por ejemplo, en el cuerpo, aliento o ropas)?(A)

4  En absoluto
3  Moderadamente
2  Ligeramente
1  Mucho

14.¿Suele vestir ropas limpias normalmente o se asegura de que se limpiarán si están sucias?(A)

4  Mantiene limpieza de la ropa
3  Moderada limpieza
2  Pobre limpieza de la ropa
1  Muy escasa limpieza de la ropa

16.¿Mantiene normalmente una dieta adecuada? (A)

4  Sin problemas
3  Ligeros problemas
2  Moderados problemas
1  Graves problemas

17.¿Suele estar normalmente atento o tomar personalmente su propia medicación prescrita (o hacerse poner las inyecciones prescritas al momento) sin que se le recuerde?(A)

4  Muy confiable
3  Ligeramente no confiable
2  Moderadamente no confiable
1  No confiable

18.¿Está dispuesto a tomar la medicación psiquiátrica cuando se la prescribe el médico?(A)

4  Siempre
3  Normalmente
2  Raramente
1  Nunca

19.Coopera esta persona con los servicios de salud (por ejemplo, médicos y/u otros profesionales de la salud?(A)

4  Siempre
3  Normalmente
2  Raramente
1  Nunca                     

27.¿Se comporta de manera arriesgada (por ejemplo, ignorando el tráfico cuando cruza la calle)?(A)

4  En absoluto
3  Raramente
2  Ocasionalmente
1  A menudo

30.¿Tiene esta persona hábitos o conductas que la mayoría de la gente encuentra antisociales (por ejemplo, escupir, dejar colillas de cigarrillos encendidos alrededor, ser desordenado en el baño, comer de una manera desordenada?(A)

4  En absoluto
3  Raramente
2  Ocasionalmente
1  A menudo


TOTAL AUTOCUIDADO:________/40




Comportamiento social interpersonal: 2, 5, 6, 9, 11, 25, 29, 34, 36 y 37.(CSI)


2.¿Suele meterse o interrumpir en las conversaciones de otros (por ejemplo, le interrumpe cuando está usted hablando)? (CSI)

4  No interrumpe en absoluto
3  Ligeramente intrusivo
2  Moderadamente intrusivo
Extremadamente intrusivo


5.¿Suele estar normalmente enfadado o ser puntilloso con otras personas?(CSI)

4  En absoluto
3  Moderadamente
2  Ligeramente
1  Extremadamente

6.¿Suele ofenderse fácilmente?(CSI)

4  No se ofende
3  Algo rápido en enfadarse
2  Bastante presto a enfadarse
1  Extremadamente presto a enfadarse

9.¿Suele hablar sobre temas raros o extraños?(CSI)

4  En absoluto
3  Moderadamente
2  Ligeramente
1  Extremadamente

11.¿Suele ser su apariencia personal (aspecto facial, gestos) apropiada para el ambiente en que se mueve?(CSI)

4  Intachable o apropiada
3  Ligeramente inapropiada
2  Moderadamente inapropiada
1  Extremadamente inapropiada

25.¿Tiene problemas (por ejemplo fricciones, huidas, etc.) viviendo con otros en la familia?(CSI)

4  Sin problemas
3  Ligeros problemas
2  Moderados problemas
1  Graves problemas

29.¿Se comporta de forma ofensiva (incluida la conducta sexual)?(CSI)

4  En absoluto
3  Raramente
2  Ocasionalmente
1  A menudo

34.¿Es violento con otros?(CSI)

4  En absoluto
3  Raramente
2  Ocasionalmente
1  A menudo

36.¿Se mete en problemas con la policía?(CSI)

4  En absoluto
3  Raramente
2  Ocasionalmente
1  A menudo

37.¿Abusa del alcohol o de otras drogas?(CSI)

4  En absoluto
3  Raramente
2  Ocasionalmente
1  A menudo


TOTAL COMPORTAMIENTO SOCIAL INTERPERSONAL:________/40



Comunicación – contacto social: 1, 3, 4, 7, 8 y 39.(C)

1.¿Tiene alguna dificultad en iniciar y responder en una conversación? (C)

4  Ninguna dificultad.
3  Ligera dificultad
2  Moderada dificultad
1  Extrema dificultad


3.¿Está generalmente aislado de contacto social?(C)

4  No se aísla en absoluto
3  Ligeramente aislado
2  Moderadamente aislado
1  Totalmente (o casi) aislado

4.¿Suele mostrarse afectuoso con los demás?(C)

4  Considerablemente cordial
3  Moderadamente cordial
2  Ligeramente cordial
1  Nada cordial en absoluto


7.¿Suele mirar a las personas cuando habla con ellos?(C)

4  Contacto visual adecuado
3  Ligeramente reducido
2  Moderadamente reducido
1  Extremadamente reducido
                                                     
8.¿Resulta normalmente difícil entender a esta persona por la forma en que habla (por ejemplo, confusa, alterado o desordenadamente?(C)

4  Ninguna dificultad
3  Ligeramente difícil
2  Moderadamente difícil
1  Extremadamente difícil

39.¿Hace o mantiene normalmente amistades?(C)

4  Capaz de hacer amistades fácilmente
3  Lo hace con cierta dificultad
2  Lo hace con dificultad considerable
1  Incapaz hacer o mantener amistades


TOTAL COMUNICACIÓN – CONTACTO SOCIAL:________/24
                                                                                                   
Comportamiento social no personal: 28, 31, 32, 33, 35 y 38.(CSNP)

28.¿Destruye esta persona propiedades?(CSNP)

4  En absoluto
3  Raramente
2  Ocasionalmente
1  A menudo

31.¿Suele perder propiedades personales?(CSNP)

4  En absoluto
3  Raramente
2  Ocasionalmente
1  A menudo

32.¿Invade el espacio de otras personas (habitaciones, posesiones personales)? (CSNP)

4  En absoluto
3  Raramente
2  Ocasionalmente
1  A menudo

33.¿Suele coger cosas que no son suyas?(CSNP)

4  En absoluto
3  Raramente
2  Ocasionalmente
1  A menudo

35.¿Se autolesiona?(CSNP)

4  En absoluto
3  Raramente
2  Ocasionalmente
1  A menudo

38.¿Se comporta irresponsablemente?(CSNP)

4  En absoluto
3  Raramente
2  Ocasionalmente
1  A menudo


TOTAL COMPORTAMIENTO SOCIAL NO PERSONAL:________/24




Vida autónoma: 15, 20, 21, 22, 23, 24 y 26.(VA)

15.¿Suele ser negligente con su salud física?(VA)

4  En absoluto
3  Ligeramente
2  Moderadamente
1  Extremadamente

20.¿Está normalmente inactivo (por ejemplo, gastando mucho de su tiempo sentado o de pie alrededor sin hacer nada)?(VA)

4  Apropiadamente activo
3  Ligeramente inactivo
2  Moderadamente inactivo
1  Extremadamente inactivo

21.¿Tiene intereses definidos (por ejemplo hobbies, deportes, actividades) en los cuales participa regularmente?(VA)

4  Participación considerable.
3  Moderada participación
2  Alguna participación
1  No participa en absoluto

22.Asiste a alguna organización social (por ejemplo, iglesia, club o grupo de interés, excluyendo los grupos de terapia psiquiátrica)?(VA)

4  Frecuentemente
3  Ocasionalmente
2  Raramente
1  Nunca

23.¿Puede esta persona preparar normalmente (si lo necesita) su propia comida?(VA)

4  Bastante capaz de prepararse comida
3  Ligeras limitaciones
2  Moderadas limitaciones
1  Incapaz de prepararse comida

24.¿Puede esta persona irse a vivir por sí mismo?(VA)

4  Bastante capaz de hacerlo
3  Ligeras limitaciones
2  Moderadas limitaciones
1  Incapaz totalmente

26.Qué tipo de trabajo sería capaz de hacer (incluso aunque esté desempleado, retirado o haciendo trabajos domésticos no remunerados)?(VA)

4  Capaz de hacer un trabajo a tiempo total.
3  Capaz de trabajo a tiempo parcial
2  Capaz solamente de trabajos protegidos
1  Incapaz de trabajar


TOTAL VIDA AUTÓNOMA:________/28





                                                                 
                                                                  AUTOCUIDADO (A)

___/40

COMPORTAMIENTO SOCIAL INTERPERSONAL  (CSI)

___/40

COMUNICACIÓN - CONTACTO SOCIAL  (CS)

___/24

COMPORTAMIENTO SOCIAL NO PERSONAL  (CSNP)

___ /24

VIDA AUTÓNOMA  (VA)

___ /28

TOTAL

___/156


Y por último, me tomé la libertad de elaborar una plantilla digital en formato Microsoft Excel para agilizar más aún sí cabe la puntuación. La plantilla ordena los ítems por subescalas –aunque podría hacerla respetando el orden inicial-, y solamente hay que asignar un valor en la casilla correspondiente de forma que automáticamente genera la puntuación total al final. Hemos conseguido pasar de tardar casi media hora –o más- en aplicar la escala a hacerlo en 5 minutos. Si se aplica sobre la marcha (durante una entrevista con un informante, por ejemplo, el tiempo se reduce aún más, pues de otros modo habría que realizar una entrevista y posteriormente sentarse a clasificar las puntuaciones. De este modo, incluso en el momento de la entrevista la puntuación se genera de forma inmediata, con lo cual ahorramos muchos minutos, que teniendo en cuenta la ratio e intervenciones en nuestro centro de trabajo, pueden ser horas a lo largo de un año.

Sin más, espero haber dado a conocer mejor esta útil escala a aquellos profesionales que no la conocieran o bien haber ayudado a ahorrar tiempo en la aplicación de dicha escala. Un saludo a tod@s l@s Terapeutas Ocupacionales y gracias a UBU abierta por ponerme las pilas con esto y a Ade por hacernos seguir creciendo.


Enlaces de interés:

Manual LSP (en inglés):



Adaptación y validación española del Life Skills Profile, forma abreviada (LSP-20): un instrumento para valorar las habilidades de la vida cotidiana en contextos clínicos reales:



Instrumentos de evaluación en rehabilitación psicosocial



Cualquier duda, comentario o facilitación de las plantillas en pdf:

José Vicente García
Terapeuta Ocupacional
Colegiado nº CV-98

Anexo:

Cada ítem se puntúa de 1 a 4, entendiendo el 4 como mejor funcionamiento. De carácter cuantitativo, cada ítem especifica cómo medir la conducta.

Se suman todos los puntos y se comparan con el total posible. A mayor puntuación, mayor nivel de funcionamiento en cada área y en global. Los valores se encuentran entre 39 (mínimo) y 156 (máximo)

Estadísticamente, podría representarse como un porcentaje. Ejemplo:



Sirve para entender cuantitativamente en qué áreas presenta mejor funcionamiento para una vida autónoma, por ejemplo.

También se pueden comparar los resultados para realizar estudios sobre la población del recurso. Ejemplo:


Cada rango equivale a intervalos de 4 puntos: de 39 a 42 (ambos inclusive), de 43 a 47, etc. He usado esta forma de representar para evitar que haya 117 intervalos (puntuaciones entre 39 y 156).

También he codificado por colores para que sea más visual: ya que la escala propone 4 puntuaciones, la global también la divido en 4 sectores, aunque esto solo es orientativo. Sin embargo, a golpe de vista el equipo puede ver qué usuarios son más autónomos y cuales menos. Además, hay un punto de corte (100 puntos, que es el valor redondo más aproximado según la clasificación por sectores) y un promedio, que también nos da información.


Aun así todo este último trabajo puede corregirse y buscar valores psicométricos más certeros, lo cual a día de hoy a mí se me escapa, pero como representación orientativa nos está resultando bastante útil.